192017Jul
¿Sabemos cuidar los ojos de los niños?

La función visual del niño está en constante desarrollo y cualquier anomalía, como un defecto de refracción, un estrabismo o una opacidad de medios, puede interferir en su desarrollo de manera irreversible.

El Dr. Jorge Clúa, especialista en Oftalmología en Zaragoza, explica la importancia de realizar un control anual a los niños para revisar la agudeza visual y detectar y tratar de forma precoz disfunciones como pueden ser el estrabismo o el ojo vago.

La Oftalmología Pediátrica trata temas tan importantes y específicos como el proceso de maduración y desarrollo de la función visual, así como problemas congénitos que pueden afectar directa o indirectamente el sentido de la visión de los niños.

Pregunta.- ¿Cuidamos correctamente los ojos de nuestros niños?

Dr. Clúa.- Es una labor que se va consiguiendo. Es necesario concienciar a la sociedad de la importancia de los primeros años de la vida en el desarrollo visual para tener una visión adecuada en la vida adulta.

Es labor de los pediatras y oftalmólogos y también de los padres y profesores en el ámbito escolar, que deben realizar una labor de despistaje de problemas visuales.

P.- Parece que lo clásico que le puede suceder a un niño es padecer el famoso ojo vago, o el estrabismo…

Dr. C.- El ojo vago es un ojo que anatómicamente puede estar bien, pero funcionalmente no se ha desarrollado correctamente en la infancia por diversas causas, una de ellas puede ser el estrabismo.

La visión es una función que se aprende a lo largo de los primeros años de la vida.

La visión no está presente desde el principio, sino que es un proceso mediante el que se aprende a ver conjuntamente con los dos ojos en una sola imagen.

Este proceso conlleva años y si se ve interrumpido en alguno de los ojos, porque hay una desviación u opacidad, esa vía visual no se desarrolla y el cerebro utiliza el otro ojo. Un ojo desarrolla su vía visual y sus capacidades y el otro ojo no, es lo que llamamos ojo vago.

P.- ¿Cuáles son los signos y los síntomas? ¿Cómo se diagnostican?

Dr. C.- El problema del ojo vago es que lo solemos encontrar ya cuando el niño tiene cierta edad y no tiene tratamiento. No suele dar síntomas porque un niño pequeño no compara un ojo con otro, por ello hay que hacer revisiones propias para encontrar ese ojo vago.

Hay que tener en cuenta antecedentes familiares y también hay otras muchas casusas: la principal es la diferencia de graduación entre ojos; en otras ocasiones es por estrabismo, desviación de los ojos, manchas en la córnea o el cristalino o problemas ocultos en la retina.

Un ojo vago que no ha aprendido a ver no se puede recuperar.

Las revisiones deben ser tempranas, si hay cualquier síntoma de alarma (niño que guiña un ojo, los desvía, tiene problemas de visión…) hay que acudir a un oftalmólogo.

P.- ¿Qué tratamientos propone? ¿Tiene buena solución?

Dr. C.- Lo primero que hay que hacer es un reconocimiento completo para averiguar la causa del ojo vago. Si es un problema de visión se corrige con gafas, si ya tiene ojo vago la mejor solución es estimular ese ojo ocluyendo el ojo bueno mediante un parche para penalizar el ojo bueno y que el vago se estimule.

oftalmologia-pediatrica-zaragoza

P.- Hoy en día, ¿la conjuntivitis es más frecuente?

Dr. C.- Hay muchos tipos de conjuntivitis y las causas también son diversas. La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, la parte blanca del ojo y pueden influir bacterias, virus, alérgenos…

Hoy en día hay más alergias y las diagnosticamos más, la convivencia temprana de los niños en guarderías hace más posible que se transmitan… pero son patologías benignas que tiene un curso limitado y se controlan fácilmente.

P.- ¿Cuándo debemos llevar a un niño al oftalmólogo?, ¿Es suficiente la opinión de nuestro pediatra?

Dr. C.- Los pediatras hacen una labor fundamental ya que tiene el primer contacto con nuestros niños. Es importante que las revisiones pediátricas incluyan una revisión ocular, medir la visión del niño para determinar si los dos ojos tienen una buena visión, si no el pediatra deriva a los niños al oftalmólogo.

Nosotros hacemos revisiones a niños de 3-4 años y también hay una labor importante en el colegio, si hay niños que aquejan algún déficit visual en el colegio los profesores deben advertir a los padres y estos llevar al niño al oftalmólogo.

Si un niño tiene fracaso escolar hay que determinar el motivo, si se sospecha que hay un defecto visual que condiciona su desarrollo escolar debe verlo el oftalmólogo para determina que patología visual tiene.

Dr. Jorge Clúa – Oftalmólogo en Zaragoza

Experto en:

Pedir cita con Dr. Jorge Clúa Martínez

C/ Laguna de Rins 8 - 50005 Zaragoza