Conchita-Pinilla-Cirujana

Es especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. La doctora Conchita Pinilla trabaja en Zaragoza desde hace más de 20 años, en el año 2008 abrió su propia consulta.

Adora su especialidad, a la que llegó por su afán de ayudar, tras un grave episodio en su familia. Amante del arte, las manualidades y el diseño, que según ella tiene también un reflejo en su trabajo.

Los resultados para los pacientes son más positivos. Hay que buscar las cicatrices para saber dónde están

 ¿Qué le llevó a estudiar Medicina?

La verdad es que yo había pensado en la Biología, pero no se podía estudiar en Zaragoza, mi padre era médico internista y, al final, fue la opción que elegí. Cuando comencé los estudios, la verdad es que me encantó.

De todas formas, la Medicina forma parte de mi familia, dos de mis hermanas son médicos y también tengo dos cuñados médicos. Cuando alguien me pregunta, suelo bromear diciendo que, prácticamente, tenemos todas las especialidades cubiertas.

 ¿Por qué eligió la especialidad de Cirugía Plástica y Reparadora?

Esto sí que fue una decisión que tomé por razones familiares. Mi hermana se quemó a los tres años el 50 por ciento de su cuerpo. Aquello me impresionó mucho, es mi hermana pequeña, nos llevamos doce años, yo tenía entonces quince años y viví todo el proceso de forma muy intensa.

Quise estudiar esta especialidad pensando en mi hermana, es lo que motivó que hoy esté aquí porque fue una enfermedad muy larga, incluso, mientras hacía el MIR en el Miguel Servet, estuve en la operación que le hizo el doctor Cimorra.

¿Empezó en el Hospital Miguel Servet?

Sí, hice allí la residencia con el doctor Cimorra en el Servicio de Cirugía Plástica. Un servicio estupendo, me enseñó gente muy profesional y aprendí mucho con ellos porque, además, había pocos residentes y teníamos la posibilidad de participar en muchas operaciones.

Cuando terminé esa etapa, estuve en la MAZ y, más tarde, me fui a la Clínica Quirón y ya en 2008, decidí que era el momento de abrir mi propia consulta en Zaragoza.

Además, en la Quirón he tenido la suerte de trabajar con el doctor Fernando Duato, mi compañero durante diez años, que falleció recientemente, un excelente profesional, gran persona y amigo.

Una de las cosas que más hacemos es que las personas se sientan emocionalmente mejor

 Tras más de 20 años trabajando, ¿qué cree que ha cambiado en esta especialidad?

Ahora mismo, tenemos mucha más capacidad de interactuar en torno a la cicatrización de los tejidos, los podemos llevar de un sitio a otro, podemos suturar vasos sanguíneos pequeñísimos, llevar grasas con cánulas de un milímetro de una parte a otra.

Hemos mejorado mucho en técnica y en instrumental, que es muchísimo más fino; también en la capacidad de transportar tejidos y, desde luego, la llegada de Internet ha abierto un mundo de posibilidades de ponerte al día y acercarte a las técnicas más innovadoras.

Todo eso ha hecho posible que los resultados para los pacientes sean mucho más positivos. Ahora, hay que buscar las cicatrices para saber dónde están. Hay que tener en cuenta que nuestra actuación es visible al cien por cien y el nivel de exigencia es muy alto. Eso nos ha llevado a trabajar muy duro para conseguir resultados muy buenos.

Conchita-Pinilla-Cirujana

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Me gusta todo lo que hago, pero bueno, es cierto que siempre hay áreas de tu trabajo que te gustan más.

Yo hice la tesis sobre Cirugía de la mano porque me atraía mucho, aunque luego mi recorrido profesional me ha llevado por otras áreas.

Disfruto mucho trabajando en áreas como la Cirugía de la mama, la reconstrucción mamaria, que es una de mis especialidades, pero también la Cirugía de la nariz, las operaciones de los párpados, que es una Cirugía muy delicada y muy bonita.

Lo mejor sería que un cirujano plástico participará siempre en el equipo de Oncología mamaria

Su especialidad tiene una relación muy directa con los sentimientos, la parte más relacionada con el bienestar emocional de la personas…

Sí es cierto y es una especialidad muy creativa. Si una persona se siente bien con su aspecto, va a trasladar esas sensaciones y su bienestar emocional. Es una de las cosas que nosotros hacemos más, que las personas se sientan mejor, que sus pequeños complejos vayan fuera y tratamos de ayudar en momentos complicados, por ejemplo, trabajamos mucho con pacientes de Oncología.

La Cirugía Plástica y Reparadora es muy diversa…

Si lo piensas bien, sí, tienes que atender cuestiones muy graves y dramáticas y cuestiones muy superficiales. Un día estás tratando a una persona con un cáncer y al día siguiente mejorando el aspecto de alguien que, por supuesto, también es importante porque para esa persona, en ese momento, estás tratando su bienestar personal.

Es verdad que eso nos ayuda a mantener un equilibrio también a nosotros como profesionales.

cicatrices-cirugía reparadora

La reconstrucción mamaria es una de sus especialidades, ¿qué destacaría de este tipo de Cirugía?

Pensando en el futuro, creo que lo mejor sería que un cirujano plástico participará siempre en el equipo de Oncología mamaria para que el resultado estético y funcional sea el óptimo, la paciente pueda pasar página, se encuentre bien y pueda continuar con su vida. Si hablamos de avances, se están haciendo intervenciones mínimamente invasivas que se están haciendo muy bien, que le dan a la paciente un buen pronóstico.

¿Cuál es el futuro de la Cirugía Plástica y Reparadora?

Sin duda alguna, la Medicina Regenerativa, la Cirugía Mínimamente Invasiva y la utilización de todos los medios para regenerar los tejidos con cicatriz casi inexistente y creo que se conseguirá. No sé si yo lo veré, pero la siguiente generación seguro que sí.

De cerca

– Si no hubiera sido médico, sería…

Bióloga.

– Un libro que recomendaría…

Pacto de lealtad, de Gonzalo Giner.

– La última película que ha visto…

Ocho apellidos catalanes.

– Una canción…

Cualquiera de los Beatles.

– Un viaje pendiente…

Argentina.

– A qué dedica el tiempo libre…

Soy muy deportista, voy al gimnasio, salgo a correr, hago Pilates, juego al pádel, esquío…