Regeneración ósea guiada: ¿Se pueden colocar implantes dentales cuando hay poco hueso?

La intervención de implantes dentales es una de las más demandadas para subsanar o camuflar la pérdida de una pieza dental. Los implantes son fijaciones similares a un tornillo que se unen al hueso mandibular o maxilar y que sustituyen a la raíz de un diente ausente para fijar coronas, puentes u otras prótesis dentales que suplantan al diente que falta.

Detrás de la ausencia de un diente se agolpan numerosas causas que la han podido propiciar. Entre ellas destacan infecciones, enfermedades como la periodontitis, las caries… y también golpes, caídas o traumatismos que, a la larga, pueden provocar graves problemas bucodentales y estéticos. Por ello, lo óptimo es realizar la intervención de implantología cuanto antes.

Existen distintos tipos de implantes que se utilizan en función de las necesidades y características de cada paciente, aunque siempre se realizan con materiales que no resulten perjudiciales para su salud bucodental, es decir, materiales que no provoquen ningún tipo de alergia y que no sean intrusivos o provoquen rechazo en el paciente. Por ello, unos de los más utilizados, tal y como asegura el Doctor Fernando Loscos, director médico de la Clínica Dental Loscos en Zaragoza, son los implantes de titanio o zirconio, que “suelen integrarse muy bien en la boca del paciente”.

Sin embargo, lo más importante para que un implante dental tenga éxito es que las condiciones bucodentales del paciente sean óptimas y, sobre todo, que el tejido óseo del maxilar o de la mandíbula donde se debe integrar el implante tenga una superficie suficiente. Al menos unos 10 mm de altura y 5 mm de espesor o anchura. De hecho, sin dicha superficie de agarre es muy difícil que se produzca la osteointegración y que el implante se mantenga estable en la boca del paciente.

Quienes suelen sufrir la escasez de hueso mandibular o maxilar son personas que han pasado muchos años edéntulos, y también personas de edad avanzada, con osteoporosis, enfermedad de las encías o enfermedad periodontal. También fumadores, ya que el tabaco afecta considerablemente a la vascularización de la zona.

Intervención de Regeneración Ósea Guiada en Clínica Loscos.


Por ello, a menudo los implantólogos deben recurrir a diversas técnicas de regeneración ósea guiada, que permiten que casi todo el mundo cumpla los requisitos necesarios para someterse a la intervención de implantes. Esta intervención, según destaca el Dr. Loscos se puede hacer antes, durante y después de la colocación de los implantes, aunque esta última sería la peor opción.

Tipos de regeneración ósea

Los tratamientos de regeneración ósea consisten en la estimulación para la formación de hueso nuevo en zonas donde existan deficiencias. Y, en concreto, la regeneración ósea guiada, un concepto bastante moderno, puede traducirse en un conjunto de materiales y métodos que tienen por objetivo la creación de hueso sano en los maxilares, para así cubrir defectos óseos fruto de la enfermedad periodontal. También permiten preparar el hueso para colocar los implantes y que se realice correctamente la osteointegración.

Existen numerosos métodos de regeneración ósea pero, por definición, todos los tratamientos de regeneración ósea consisten en utilizar el propio hueso del paciente si es posible, ya sea de la boca o de otras partes del cuerpo, o también biomateriales, que el odontólogo especializado en cirugía bucal e implantología coloca en las distintas zonas donde se quiere regenerar el hueso.

Entre las técnicas de regeneración ósea empleadas para llevar a cabo de forma eficiente una intervención de implantes, se pueden destacar las siguientes:

  • Injerto de hueso: Se trata de trasplantes de hueso a pequeña escala. Dichos trasplantes pueden proceder del propio paciente o de otra especie o procedentes de materiales sintéticos, como pueden ser las cerámicas cristalinas.

De esta manera, después de unos meses, el paciente alcanza la cantidad y calidad de hueso necesaria para llevar a cabo el implante de forma adecuada. Además, esta técnica es muy utilizada especialmente en los maxilares para llevar a cabo lo que se conoce como elevación del seno maxilar.

  • Membranas para injertos: En ocasiones, el estomatólogo también debe recurrir a usar ciertas membranas sintéticas o de moléculas biológicas, como el colágeno, que sostengan el injerto y eviten su degeneración hasta que no se integre por completo.

Por otro lado, el Doctor Fernando Loscos incluye en el tratamiento de regeneración ósea guiada el plasma rico en factores de crecimiento. Se trata de una tecnología biomédica dirigida a estimular la regeneración de los tejidos mediante la concentración y aplicación de factores de crecimiento y proteínas presentes en el plasma sanguíneo del propio paciente. De esta forma, constituye un factor muy eficaz para biofuncionalizar una prótesis, ya que genera una interfase tejido-material óptima para promover la regeneración.

5 condiciones para la mejor formación de tejido óseo

Entre las condiciones que más se valoran entre los pacientes para la mejor formación de tejido óseo, en cantidad y calidad, se pueden citar las siguientes:

  1. Presencia de células osteogénicas, un tipo de células que constituyen los huesos.
  2. Adecuada vascularización que permita un buen flujo sanguíneo en la zona.
  3. Estabilidad mecánica de la zona donde se va a colocar el implante.
  4. Exclusión del tejido blando.
  5. Correcto mantenimiento del espacio a regenerar.

Dr. Fernando Loscos Morato – Dentista en Zaragoza

Experto en:

  • Implantes dentales
  • Estética dental
  • Bruxismo
  • Apnea del sueño
  • Cirugía guiada
  • Ortodoncia estética
  • Periodoncia

Pedir cita con Dr. Fernando Loscos Morato

Plaza Diego Velazquez 2, Local 50006 Zaragoza

Compartir en Redes Sociales: