222019Abr
El desprendimiento de retina: en qué consiste, causas y cómo tratarlo

El desprendimiento de retina es una patología severa que tiene lugar cuando este tejido se separa de la parte posterior del ojo. Provoca una severa pérdida de visión y si no se trata pronto con cirugía el desprendimiento de rutina puede resultar en ceguera.

El Doctor Emilio Abecia Martínez, Oftalmólogo en Zaragoza y especialista en Retina y Vítreo, nos cuenta en este artículo en qué consiste esta urgencia, sus síntomas y causas, los tratamientos necesarios para curarla y otros aspectos a tener en cuenta durante la recuperación.

¿En qué consiste el desprendimiento de retina?

Dr. Emilio Abecia.- Para entender cómo puede afectar a la visión el desprendimiento de la retina es necesario explicar qué partes del ojo se ven perjudicadas y de qué forma. La retina es el tejido que se encuentra en la superficie interior del ojo; cuando la luz se proyecta sobre la retina desencadena una serie de impulsos eléctricos a través del nervio óptico que después el cerebro traduce en las imágenes que percibimos. El vítreo o humor vítreo, por otro lado, es un líquido gelatinoso que se encuentra dentro del ojo entre la retina y el cristalino.

Cuando el ojo está sano, la retina y el vítreo trabajan para que la recepción de imágenes sea nítida. De vez en cuando, ya sea por la edad, la miopía, la cirugía de la catarata u otro traumatismo ocular, el vítreo sufre una degeneración, el colágeno que lo forma se engruesa y esta “gelatina” pierde volumen y proyecta sombras o luces intermitentes sobre la retina. Sin embargo, si por cualquier motivo el vítreo se colapsa y se separa con brusquedad y fuerza puede causar un desgarro en la retina. Cuando esto sucede, el líquido puede colarse a través de la fisura y se acumula entre ella y la parte posterior del ojo, provocando que el tejido se levante y se produzca el desprendimiento de la retina.

causas-desprendimiento-retina

¿Cuáles son las causas del desprendimiento de retina?

Dr. E. A.- Al menos el 40% de los desprendimientos de retina tienen lugar en ojos con miopía. Y cada vez hay más personas que sufren este defecto de refracción tan común. Vivimos consumidos por las pantallas; nuestro organismo se adapta a los tiempos que corren, pero que se acostumbre no significa que no sufra los efectos de la Era de los Smartphone. Aunque las pantallas no son las responsables directas del incremento de la miopía, sí lo son nuestros hábitos de consumo de las tecnologías móviles y el esfuerzo visual que realizamos al usarlas.

Es cierto que los pacientes con una miopía grave están en mayor situación de riesgo de sufrir un desprendimiento de retina, porque su ojo tiene mayores zonas degenerativas, pero la miopía no es el único factor que ocasiona este problema e incluso personas sin este error de refracción podrían llegar a sufrirlo. Algunas de las causas que pueden provocar un desprendimiento de retina son las siguientes:

  • La principal causa es el desprendimiento del vítreo. La edad, la miopía y la cirugía de la catarata, entre otras causas, provocan que nuestro vítreo degenere y se colapse. Como explicábamos antes, el colapso brusco del vítreo podría desgarra la retina. Aun así, el riesgo de desprendimiento de retina por desprendimiento de vítreo es muy bajo.
  • Traumatismos oculares, hemorragias o inflamaciones graves producidas por el contacto con algún producto tóxico o por un golpe contundente contra algún objeto.
  • La aparición de un agujero macular. Aunque también relacionada con la mácula, esta enfermedad progresiva no debe confundirse con la DMAE. La apertura puede producirse por motivos seniles o por una elevada miopía, es en estos pacientes miopes en los que el riesgo de desprendimiento de retina es elevado.
  • Retinopatía diabética, una alteración en los vasos sanguíneos del ojo ocasionada por los elevados niveles de glucosa que caracterizan las personas con diabetes.
  • Antecedentes familiares, la existencia de degeneraciones retinianas predisponentes a desarrollar un desprendimiento de retina pueden ser de origen hereditario.
  • La aparición de tumores oculares como el melanoma uveal, el cáncer que aparece con mayor frecuencia en el globo ocular.

¿Corro el riesgo de sufrir un desprendimiento de retina?

Dr. E. A.- La sintomatología que precede a un desprendimiento de retina es variada y bastante sencilla de reconocer, aunque su presencia depende del grado de evolución de la patología. Pertenecen a los grupos de mayor riesgo: las personas con miopía, con antecedentes familiares, la cirugía de la catarata, especialmente el primer año del postoperatorio, que sean diabéticas con lesiones avanzadas en su retina o que hayan sufrido un traumatismo grave en el ojo.

Para prevenir el desprendimiento de retina revísate la vista con regularidad y consulta a tu oftalmólogo de confianza si detectas alguno de los siguientes indicios:

  • Aparición de pequeñas manchas o nubes llamadas “moscas volantes” en el campo de visión. Este fenómeno ocular se llama ‘miodepsias’ y suele manifestarse con mayor nitidez cuando dirigimos la vista hacia puntos con un fondo claro (al techo, pantalla de ordenador…) Debemos diferenciar las pequeñas manchas o hilitos que aparecen flotando en nuestra visión a veces a edades tempranas, y que no suelen dar problemas, de las opacidades densas o en forma de tela o red que aparecen bruscamente, sobre todo si se acompañan de:
  • Destellos luminosos o la presencia de un centelleo constante.
  • Presencia de sombras que se mueven o la aparición de una cortina negra en la periferia o en medio del campo de visión.
  • Visión borrosa o distorsión de la imagen que percibe nuestro ojo (metamorfopsia).
  • En su estado avanzado, se puede producir la pérdida total de visión en un ojo.

tratamiento-desprendimiento-retina

¿Cuál es el mejor tratamiento para un desprendimiento de retina?

Dr. E. A.- La intervención para atender el desprendimiento de rutina suele ser quirúrgica. El Dr. Emilio Abecia es especialista en cirugía de la retina y ejerce como retinólogo en Zaragoza. Destaca que es importante tratar el problema con urgencia, y decidir la técnica más adecuada para el paciente después de examinar su caso en profundidad.

La exploración temprana puede detectar la presencia de desgarros o roturas en la retina previas a la aparición del desprendimiento, que deberán ser tratadas mediante láser. Este tratamiento evitará en muchas ocasiones la aparición del desprendimiento. Por lo tanto es esencial acudir a un oftalmólogo lo antes posible cuando notemos esas moscas volantes densas de aparición brusca, sobre todo si se acompañan de destellos de luz y más después de una cirugía o un traumatismo oculares.

Los tratamientos más comunes para un desprendimiento de retina son:

  • Una vitrectomía. Con esta técnica se reemplaza el líquido o cuerpo vítreo para poder volver a empujar la parte de retina desplazada. Se suele rellenar el ojo con un gas o con aceite de silicona, dependiendo de las características del desprendimiento y del propio paciente.
  • Una cirugía escleral. Consiste en unir otra vez la sección de retina desprendida desde el exterior. Se trata de una cirugía sencilla que se suele llevar a cabo cuando el problema ocurre por primera vez, sobre todo en pacientes jóvenes miopes. Se puede asociar a la vitrectomía.
  • Retinopexia neumática. Se inyecta una burbuja de gas pequeña dentro del vítreo que empuja la parte de retina desgarrada para que se vuelva a adherir al EPR (epitelio pigmentario retinal). Para casos muy seleccionados.

Hay que tener en cuenta que existen diferentes tipos de desprendimiento de retina dependiendo del mecanismo que cause la fractura. El más común es el desprendimiento de retina regmatógeno, que produce un agujero que afecta a todas las capas. El desprendimiento traccional tiene lugar cuando el vítreo se adhiere a la retina y provoca que el tejido se separe de forma mecánica; es común en pacientes con retinopatía diabética no controlada. El último tipo es el desprendimiento exudativo y es el menos frecuente; su origen suele ser algún tumor en la retina.

Recomendaciones para un postoperatorio

Dr. E. A.- Algunos pacientes suelen tener dudas sobre cómo hacer “vida normal” después de una operación por desprendimiento de retina. Esto varía en función del tipo de intervención a la que se hayan sometido. Por ejemplo, si la han tratado por medio de la vitrectomía o con renitopexia neumática y el ojo contiene u volumen alto de gas, no deberían viajar en avión o subir a montañas con una altitud superior a 600 u 800 metros, ya que disminuye la presión atmosférica y el gas terapéutico que inyectan en estos casos puede dañar el nervio óptico. También es frecuente la aparición de cataratas después de la cirugía, que se podrá operar como otros tipos de cataratas.

Por otro lado, debemos limitar el esfuerzo físico durante las semanas que el oftalmólogo determine, además de dormir en una postura concreta y continuar administrando las gotas y medicamentos convenientes. ¿Sabías que el famoso periodista Joseph Pulitzer quedó ciego a los 40 años? Y también otras celebridades y estrellas del deporte han tenido problemas de visión, pero con el tratamiento correcto y siguiendo las instrucciones del oftalmólogo no tendrás problema en volver a tu día a día de siempre.

Es importante destacar que el desprendimiento de retina es una enfermedad grave por varios motivos. Primero porque puede provocar graves pérdidas visuales, en general si el logramos curar el desprendimiento (se suele conseguir casi en el 90% de los casos con una sola cirugía), la visión se irá recuperando paulatinamente, aunque en ocasiones puede tardar hasta 1 año;  cuanto peor sea la visión en el momento de la cirugía menos se ganará, otros factores que provocan mala visión en el postoperatorio son el tiempo transcurrido desde los síntomas a la cirugía, la propia manipulación de la retina durante el procedimiento quirúrgico o la necesidad de más operaciones para curar la retina.

En segundo lugar, la gravedad de la enfermedad viene definida por la posibilidad de que el desprendimiento reaparezca después de la operación, la probabilidad es entre el 5 y el 15%, en ocasiones la retina no se podrá curar (1-2% de los casos) y la visión será muy mala.

Todos estos condicionantes subrayan la importancia de un pronto diagnóstico y tratamiento. Aunque no se trate de una urgencia inmediata si que es esencial el tratamiento lo más precoz posible.

Dr. Emilio Abecia – Oftalmólogo en Zaragoza

Experto en:

  • Cirugía de la retina.
  • Desprendimiento de retina.
  • Patología macular.
  • Miopía magna.
  • Retinopatía diabética.
  • Retina médica.
  • Cirugía de la catarata.
Comparte este artículo en...