202015Abr
Solución contra el Vértigo: Cómo recuperar el equilibrio

Perder el centro de gravedad es una de las peores sensaciones por las que puede pasar una persona. La ausencia de equilibrio genera inseguridad y te encuentras desarmado. No dispones de herramientas para solucionarlo porque no te encuentras bien hasta con los ojos cerrados. Estamos ante un trastorno de Vértigo, que es la causa del 28% de las consultas de Atención Primaria en España, según la SEMG (Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia). Acudimos a un ORL (Otorrinolaringólogo) cuando los síntomas apuntan directamente a que el origen de nuestro malestar está en el oído; pero antes, probablemente habremos pasado por un calvario de molestias. Es una dolencia delicada pero con soluciones.

Vértigo y alteraciones del equilibrio

El Dr. Jorge Alfaro, en su consulta de Zaragoza ha diagnosticado a un gran número de personas que se han puesto en sus manos en busca de una solución para este tipo de dolencia. Como es un trastorno muy molesto, algunos pacientes llegan con una gran dosis de angustia y malestar.

Puede producirse por razones muy dispares, desde una infección del oído medio o interno, hasta tumores benignos o malignos, pasando por traumatismos en la cabeza, algunos virus, falta de riego sanguíneo o la ingestión de ciertos medicamentos. En algunas ocasiones, la causa es desconocida.

En el siguiente vídeo el Dr. Alfaro explica qué son los vértigos, los tipos que existen y su tratamiento.

Pregunta.- ¿Qué diferencia hay entre mareo y vértigo?

Respuesta Dr. Alfaro. El oído es un órgano que además de encargarse de la audición, también es el responsable equilibrio. Esta función recae en las estructuras que conforman el oído interno (canales semicirculares y vestíbulo) los cuales son capaces de detectar la posición de la cabeza.

La mayoría de las patologías que afectan al oído interno se asocian a problemas con el equilibrio. Entendemos por desequilibrio la sensación de incapacidad para mantener el centro de gravedad; pero no es lo mismo vértigo que el mareo.

El vértigo se define como la sensación ilusoria de movimiento. Puede ser de dos tipos: Central (si está asociado a lesiones a nivel encefálico) y periférico (asociado a lesiones en el sistema vestibular del oído

La persona que padece vértigo periférico puede tener una sensación de rotación, ya sea que es él mismo el que gira o bien que lo que se mueve son los objetos con respecto a él. Uno de los síntomas del vértigo es el mareo (alteración de la orientación espacial), hasta en el 50% de los casos. El mareo genera desazón, náuseas, sudoración fría, palidez y palpitaciones. Puede aparecer también sin que haya una lesión en el sistema vestibular. Otros síntomas del vértigo periférico es la presencia de nistagmo (movimiento involuntario y espasmódico de los ojos).

¿Hay distintas clases de vértigo?

Hay dos tipos de vértigos importantes: el Vértigo de Ménière y el Vértigo Postural Paroxístico Benigno. Y tenemos también Neuritis Vestibular y la Laberintitis, uno de cuyos síntomas es el vértigo, pero las explicaremos aparte.

  • Vértigo de Ménière: afecta tanto a mujeres como hombres entre 40-50 años. Puede durar desde unos minutos a unas pocas horas. El vértigo se acompaña de vómitos, pérdida de audición y acúfenos (alucinaciones sonoras).
  • Vértigo Postural Paroxístico Benigno: es el vértigo más frecuente. Son episodios breves de vértigo con presencia de Nistagmo y aparece principalmente cuando la persona cambia de posición generalmente en la cama, llegándole a despertar. En la mayoría de los casos remite con maniobras que realiza el otorrinolaringólogo.

El tratamiento dependerá de la causa pudiendo ser necesaria en algún caso la cirugía.

Más allá de la definición, ¿por qué se produce y en qué consiste el Vértigo de Ménière?

El Síndrome de Ménière, es una enfermedad del oído interno que afecta al equilibrio y la audición. Se desconoce su causa aunque puede estar relacionado con un aumento de presión en el oído interno (debido a una obstrucción del acueducto del caracol), un traumatismo o infección del oído. Su diagnóstico no es fácil y suele hacerse por descarte de otras enfermedades.

El oído interno está compuesto por tubos llenos de líquido llamados laberintos. Gracias a estos canales, el cerebro puede interpretar la posición del cuerpo y mantener el equilibrio. La enfermedad puede desarrollarse sin aviso pudiendo aparecer episodios aislados

Principales síntomas del Vértigo de Ménière

  • Vértigo y/o mareo: Es el síntoma que más problemas causa. Es una sensación de que el mundo gira a su alrededor o es la persona la que se mueve. Pueden presentarse vómitos y sudoración profusa. Empeora con el movimiento súbito y mejora al acostarse. El episodio puede durar desde unos minutos hasta horas.
  • Disminución de la audición: Afectar a uno o ambos oídos. La audición se recupera entre los episodios pero a la larga se ve afectada pudiendo llegar a una sordera irreversible
  • Aumento de presión en el oído
  • Aparición de Tinnitus (zumbido) en el oído

Tratamiento del síndrome de Ménière

El tratamiento está dirigido a disminuir los síntomas. Una reducción de líquido en el cuerpo puede ayudar a aliviar la presión en el oído interno, por ello a veces el médico prescribe diuréticos y una dieta baja en sal.

El paciente deberá guardar reposo. Evitará movimientos bruscos porque empeoran los síntomas. Necesitará ayuda para moverse y desplazarse durante los episodios de la enfermedad. Podrá ir aumentando la actividad de forma gradual tras los ataques.

Se debe de evitar la televisión, luces brillantes y leer durante los ataques ya que también empeoran los síntomas.

Al cabo de un tiempo los síntomas pueden remitir de forma espontánea sin que se repitan de nuevo, independientemente de si hubo o no tratamiento. La pérdida de audición es la única secuela que puede quedar tras pasar la enfermedad.

Vértigo

¿Cómo lo distinguimos del Vértigo Posicional Paroxístico Benigno?

El VPPB Es un tipo de vértigo es muy común y está originado por una afección en el oído interno. Afecta a 9 de cada 100 personas.

El VPPB (Vértigo Posicional Paroxístico Benigno) se caracteriza por la aparición de episodios bruscos y breves de vértigo provocados por un cambio de posición de la cabeza. Está acompañado de nistagmos (movimiento involuntario y rítmico de los ojos).

El oído interno está compuesto por canales semicirculares los cuales están rellenos de líquido. Cuando nos movemos el líquido se mueve y ese movimiento es registrado por las células ciliadas que se encuentran en estos canales semicirculares y envían la información al cerebro determinando así nuestra posición y ayudando a mantener el equilibrio.

En ocasiones se desprenden partículas de calcio que se introducen en estos canales semicirculares. Las partículas golpean las células ciliadas que envían mensajes confusos al cerebro sobre nuestra posición, generando así los episodios de vértigo. Las partículas de calcio pueden desprenderse como consecuencia de una infección del oído interno, traumatismo o una lesión de latigazo. El VPPB también puede estar asociado a la enfermedad de Ménière o a Migrañas. En ocasiones aparece por envejecimiento del oído.

Síntomas del Vértigo posicional

  • Sensación de que uno mismo se mueve
  • Sensación de que es el ambiente el que se mueve
  • Sensación de aturdimiento
  • Desequilibrio
  • Náuseas

Los movimientos que desencadenan esta enfermedad varían entre las personas, pero los síntomas son siempre generados por cambios de posición de la cabeza respecto a la gravedad. Girar en la cama o levantarse suelen ser los más comunes

Para diagnosticar la VPPB es preciso tener en cuenta la historia clínica del paciente, los resultados de un examen físico y test auditivos y vestibulares. Un examen para determinar esta enfermedad es la Maniobra de Dix-Hallpike. Consiste en que la persona pase de una posición sentada a acostarse con la cabeza rotada 45 grados hacia un lado y extendida un poco hacia atrás. Si la maniobra es positiva aparecerán Nistagmos (los ojos que giran) y sensación de vértigo.

Es una enfermedad tratable pero tiene riesgo de volver a desarrollarse, sobre todo si la causa fue un traumatismo en la cabeza.

La Maniobra de Epley ayuda a movilizar los cristales de calcio y por tanto reducir e incluso eliminar los síntomas.

¿Qué es una Neuritis Vestibular y una Laberintitis?

La Neuritis Vestibular (inflamación del nervio vestibular) y Laberintitis (inflamación del laberinto) son dos trastornos del Sistema Vestibular, el cual ayuda a controlar el equilibrio del cuerpo. Ambas pueden aparecer como una complicación de enfermedades víricas: infección respiratoria, gastrointestinal y, en el caso de la Laberintitis, por sarampión, parotiditis y varicela. Según algunas fuentes, aproximadamente el 5% de todos los pacientes mareados (y quizás el 15% de todos los vértigos) sean debidos a Neuritis Vestibular o Laberintitis.

El nervio vestibular conduce la información relacionada con los movimientos de la cabeza, desde el oído interno hasta el cerebro. Cuando uno de los dos nervios vestibulares es afectado, se produce un desequilibrio entre ambos oídos, que es el causante del vértigo.

Neuritis Vestibular

Corte del oído interno. Los movimientos de la cabeza son detectados por los canales semicirculares , y trasmitidos hacia el cerebro por medio del nervio vestibular. La neuritis vestibular puede afectar al nervio o al ganglio vestibular (Ganglio de Scarpa). Fuente: http://www.dizziness-and-balance.com/disorders/unilat/vneurit_spanish.html

¿Qué síntomas tienen? ¿Cómo sabemos que hemos de acudir a un ORL y no a un neurólogo o a un oftalmólogo, por ejemplo?

En general se puede identificar fácilmente que la molestia procede del oído, aunque es cierto y sobre todo comprensible, que si una persona comienza a percibir mareos, en un primer momento de la crisis puede inducirle a error y pensar que tiene algo mal en la visión, o que algo no funciona en su cerebro. La inflamación del Nervio Vestibular puede causar vértigo repentino. Esto nos hace sentir como si estuviéramos dando vueltas o giros. La Laberintitis (inflamación del Laberinto) también puede causar pérdida de audición temporal o zumbido en los oídos.

Sus síntomas son similares en la Neuritis Vestibular y Laberintitis:

Vértigo, Mareo, Nistagmos espontáneos, Desequilibrio, Náuseas y Vómitos. Las dos dolencias, se diferencian en que en la Laberintitis aparece hipoacusia – disminución de la capacidad auditiva- que puede ser transitoria o permanente; mientras que en la Neuritis Vestibular la audición no se ve afectada.

Normalmente se produce una crisis única, con mucho mareo y náuseas que remite antes de los 7 días y posteriormente aparece una sensación de inestabilidad o desequilibrio que dura 2-3 semanas dependiendo de cada paciente.

Mediante una audiometría podremos diferenciar la Neuritis Vestibular de una Laberintitis o del Síndrome de Ménière

El tratamiento está dirigido a la disminución de los síntomas, mediante medicación para tratar las náuseas y reducir el vértigo. Posteriormente se inicia una rehabilitación vestibular mediante la cual se realizan ejercicios de control de mirada y postural para compensar el déficit de equilibrio en el oído.

Unidad de Rehabilitación Vestibular

El Dr. Jorge Alfaro, es Jefe de Servicio de la Unidad de Otorrinolaringología en el Hospital Quirón de Zaragoza; acompañado por su equipo tienen en marcha Unidad del Vértigo y Rehabilitación Vestibular

¿Qué es la Rehabilitación Vestibular?

La Rehabilitación Vestibular es un conjunto de técnicas que ayudan a conseguir que el funcionamiento del sistema del equilibrio vuelva a la normalidad tras haber sufrido una alteración. Cuando la función del conjunto de sistemas que nos ayudan a mantener la postura y a sentirnos equilibrados se ve alterada, el cerebro normaliza la situación favoreciendo la actividad de los órganos que han resultado dañados, o sustituyendo dicha actividad por otros mecanismos, a esto se le denomina compensación central.

Tratamientos pioneros para mitigar el Vértigo que se practican en Aragón

El Dr. Alfaro y su equipo utilizan equipos de última generación como:

  • Videonistagmografía, se trata de una prueba basada en un movimiento reflejo de los ojos que se produce cuando se mueve la cabeza o cuando se estimula el laberinto (vestíbulo): el reflejo vestíbulo-ocular. El estudio del movimiento ocular va a permitir conocer el funcionamiento del órgano del equilibrio. 
  • Posturografía, supone un gran avance no sólo en la detección de las alteraciones del equilibrio y la contribución que tienen los diversos receptores sensoriales en el mantenimiento del mismo, sino en el tratamiento rehabilitador posterior. El posturógrafo consta de una plataforma y una pantalla móviles en las que se coloca el paciente permitiendo determinar el sistema o sistemas que están manteniendo el equilibrio en las distintas condiciones a las que se le expone.

Bien aplicada, la rehabilitación vestibular, mediante el uso del posturógrafo, ofrece unos resultados satisfactorios en cerca del 70% de los casos y, en un 20%, mejorías considerables

  • Otros tratamientos que se aplican para paliar y, en su caso curar afecciones del vértigo, además del tratamiento médico diseñado para cada caso y paciente; se cuenta con la inyección local de Gentamicina (corticoides). En otros casos resulta necesaria la Laberintotomía quirúrgica -incisión en el laberinto (oído interno)- y las Neurotomías (intervención para realizar una disección de los nervios).

Lo cierto, es que vale la pena ponerse en manos de un especialista, cuando uno nota los primeros síntomas de que algo no anda bien con nuestro equilibrio; de que como decimos popularmente “estamos perdiendo el norte” y sufrimos una sensación muy desagradable. Si pensamos que estamos comenzando a sufrir un cuadro vertiginoso, lo más sensato es acudir al otorrino (ORL) que comprobará qué tipo de dolencia se padece. En ocasiones y en función del diagnóstico, incluso le puede mostrar la eficacia de la terapia rehabilitadora a través de una serie de ejercicios, sencillos y fáciles de realizar, que pueden evitar o reducir la sensación de vértigo, siempre combinados con el tratamiento correspondiente que le prescriba su especialista.

Dr. Jorge Alfaro García

Jefe de Servicio de la Unidad de Otorrinolaringología en el Hospital Quirón de Zaragoza

Pedir cita con Dr. Jorge Alfaro García

C/ Zurita 7, Pral Izq - 50001 Zaragoza

Compartir en Redes Sociales: