52015Nov
Aumentan las consultas por fascitis plantar, un intenso dolor en el talón

Cuánto hacemos sufrir a nuestros pies, les ponemos tacones imposibles, llevamos zapatos poco adecuados para las actividades que vamos a realizar, les sometemos a demasiadas horas sin descanso… y son los que soportan todo nuestro día a día.

Una de las lesiones que ha aumentado en las consultas de los podólogos es la fascitis plantar. Una enfermedad que produce un intenso dolor en el talón, muy frecuente entre los atletas y, ahora, muy común entre la población en general, porque también “hay más gente que hace deporte”, explica la Dra. Carmen Moral, podóloga en Zaragoza y una de las especialistas que forman parte de Doctología.

La fascitis plantar se produce por una inflamación del ligamento denominado fascia plantar. Es el que da soporte al arco plantar, el que une el talón con la parte delantera del pie y recorre la planta del pie protegiéndolo. Normalmente, la inflamación se produce en la parte baja del talón.

Cuáles son las causas más frecuentes

  • El calzado inadecuado.
  • Los zapatos de tacón alto.
  • El calzado de seguridad.
  • Hacer deporte sin una preparación adecuada y sin calentamiento previo.
  • El exceso de actividad física.
  • Un mal apoyo al caminar: personas con un desequilibrio biomecánico, con un exceso de pronación o de supinación.

Cómo prevenir la fascitis plantar

La Dra. Carmen Moral explica cómo muchas personas “arrastran durante mucho tiempo la fascitis pensando que se pasará y llegan a la consulta después de seis meses o un año”. Por eso, recomienda no esperar y acudir al médico con los primeros síntomas, ya que se trata de “una lesión que se cura si se trata lo antes posible”.

Cómo se puede curar

Nuestra especialista en Podología propone tres medidas que se pueden tomar:

  1. Tratar el mal apoyo del pie con plantillas, dan sujeción al arco plantar, son un buen apoyo y relajarán el ligamento (la fascia plantar).
  2. Ejercicios, relajación y masajes ayudarán a evitar la tensión en esa zona del pie.
  3. Láser frío de baja intensidad. Es un tratamiento indoloro que se aplica sobre la zona de la fascia y del talón. Ayuda a bajar la inflamación y a descontracturar.

Con nuestro ritmo de vida, el dolor en los pies es bastante frecuente. Sin embargo, la Dra. Moral recuerda que no siempre ese dolor es una fascitis y que es más aconsejable acudir al médico y no tratarse por su cuenta sin un diagnóstico profesional.

Escuche aquí la entrevista a la Dra. Carmen Moral

Compartir en Redes Sociales: