¿Por qué nos enfadamos continuamente?

¿Te enfadas frecuentemente? ¿Eres de grito fácil o conoces a alguien así? Entonces no te pierdas este artículo, ármate de paciencia y acepta las cosas como te vienen. Tu salud y tus allegados te lo agradecerán.

El enfado no suele ser más que una negación de la realidad, una realidad que no nos gusta y que creemos injusta. Nos duele, y por ello reaccionamos con rabia y hasta con agresividad. Y es que, generalmente, cuando nos enfadamos solemos adoptar una actitud defensiva.

El enfado es una de las cinco emociones básicas, junto con la alegría, la tristeza, el asco o el miedo. Y, como el odio, a quien a la larga más afecta es a nosotros mismos, ya que como explica nuestro especialista en Psiquiatría y Psicología en Zaragoza, el Dr. Ezquerro, el enfado continuo puede hacer que acabemos por perder a quienes nos rodean y nos quedemos solos.

El Dr. Ezquerro, en su consulta zaragozana de psiquiatría y psicología, lleva casi cuarenta años tratando pacientes con terapias de “Cura por la palabra”, que en ocasiones han de ser complementadas y combinadas con medicación.

La mayoría de las personas pasamos demasiado tiempo enfadados, aunque sean enfados cortos. Nos enfadamos con nuestra pareja, con nuestros amigos, con nuestros padres o nuestros hijos, con nuestro jefe… y hay quien acaba enfadándose con el mundo, la peor de las opciones.

¿Quién es más propenso a enfadarse? Generalmente las personas que toleran muy mal la frustración no pueden soportar los contratiempos, tienen un humor muy variable y se entristecen y enfadan muy fácilmente.

Hay que tener en cuenta que, aun cuando las dificultades sean reales, dejarse llevar por la frustración solo contribuye a empeorar las cosas.

enfado frustracion

También, cuanto más egocéntrica es la persona, mayores serán sus enfados. Cualquier contrariedad será considera como una ofensa y la seguridad de que su enfado está justificado será mayor.

El enfado y la salud

Por si fuera poco, el enfado tiene una repercusión directa en nuestra salud y en diferentes enfermedades, incluidas las del corazón, presión arterial y otras.

El corazón bombea sangre con más rapidez, podemos sentir contracturas musculares o dolores de cabeza, las paredes de las arterias se deterioran, se segrega más bilis de lo normal, etc.

Pregunta. – ¿Por qué estamos tan enfadados?

Dr. Ezquerro.- El enfado es una de las cinco emociones básicas. Es, desde siempre, un mecanismo de supervivencia que tenemos todos los seres humanos y que desarrollamos a lo largo de la vida, desde niños.

Puede ser una actitud defensiva que se instala en algunas personas porque la vida no les ha tratado como ellos querían.

Cuando no es una respuesta inmediata, sino una forma de estar en el mundo, una actitud defensiva permanente, se instala como una forma de prevenir otras heridas. La persona se atrinchera y crea una fortaleza.

P. – ¿Qué hay detrás de una persona enfadada?

Dr. E.- Generalmente, y en estos casos que estamos hablado, detrás de una persona enfadada hay una persona herida y débil que se atrinchera en esa actitud.

Esto puede convertirse en algo negativo, porque todas las personas necesitamos de los demás, somos seres sociales. Cuando alguien se aísla, se empobrece.

P.- ¿Cómo deben actuar las personas de su alrededor?

Dr. E.- Si el enfado nos lleva al aislamiento podemos decir que el remedio es peor que la enfermedad. Si la persona enfadada consigue lo que quiere, que le dejen en paz, terminará quedándose solo.

soledad

Las personas que viven en un constante enfado suelen ser injustas, además, porque se enfadan con quien más cerca tienen.

Una actitud de enfado persistente debe ser tomada por las personas más cercanas al enfadado con tranquilidad para ir consiguiendo que entre en contacto con otras personas.

Sabemos que cuesta, que es difícil y que, en ocasiones, nos gustaría dejarlos de lado. Pero antes de nada debemos tener claro un aspecto: no todas las personas son igual que nosotros. Y no todos pueden podrán expresarse o comportarse como a nosotros nos gustaría. Deberemos respetarlos e intentar ayudar.

P.- ¿Qué hacemos si a menudo criticamos y no soportamos la forma de ser de otras personas? Esto puede ser el desencadenante del enfado…

Dr. E.- Achacar de nuestros problemas a los demás es fácil y sencillo, pero entonces, como comentábamos, nos privaremos de su presencia.

Es curioso ver que las personas enfadas creen que su enfado viene siempre desde la razón. Todo enfadado cree que tiene razón y que está razonablemente enfadado.

Además, tienden a pensar que cuanto más se enfadan más razón tienen. Y terminan siendo molestos. Pero dejarles en su paz y en su razón es una situación muy mala para ellos.

P.- ¿Qué podemos hacer para controlar el enfado?

Dr. E.- Lo primero, aprender. Ahora se ha instalado en según qué culturas que los seres humanos no debemos aprender de los otros. En otras culturas las actitudes y los valores se enseñan.

Está claro que, si soy amable, la gente se me acercará y estaré mejor. Sin embargo, si me blindo me aislaré.

Hay que admitir que en la vida hay choque, es una aventura. Cuando se te ha enseñado que todo se te va a dar dado y al final vas viendo que no es así, te defiendes como puedes, pero si lo haces con el enfado acabarás mal.

Hay personas que se frustran pensando que todo lo malo les pasa a ellos. Si debajo de ese caparazón hay alguien muy vulnerable o asustado el acercamiento les irá bien.

Generalmente están enfadadas por miedo, como defensa antes las dificultades, no por ira o por agredir.

Dr. Vicente Ezquerro Esteban

Especialista en Psicología – Psiquiatría en Zaragoza
Experto en:

  • Psicología Médica. Psicoterapia de adultos
  • Terapia de pareja
  • Diagnostico y tratamiento de trastornos mentales
  • Neuropsicología
  • Sexología medica
  • Psicodiagnostico y peritajes

Pedir cita con Dr. Vicente Ezquerro Esteban

Paseo Independencia, 19 - 3º Zaragoza

Compartir en Redes Sociales: