182019Ene
Ondas de choque: tratamiento eficaz para aliviar la prostatitis crónica

La prostatitis es una afección que concierne una serie de trastornos de carácter miccional, sexual y perineal que originan graves dolores, molestias al orinar y un deterioro significativo de la calidad de vida de los pacientes. Pese al desconocimiento entre gran parte de la población, se trata de una enfermedad bastante común que afecta a cerca del 14% de hombres en Europa y Estados Unidos y, debido a su origen bacteriano, en muchos casos responde de manera favorable al tratamiento con antibióticos.

No obstante, en algunas ocasiones los cultivos son negativos y, entonces, se produce lo que se denomina Síndrome del Dolor Pelviano Crónico o prostatitis crónica, es decir, un dolor crónico que se desarrolla entre los testículos y el ano, que condiciona la vida de los pacientes. Además, este dolor se puede asociar a problemas miccionales, como un aumento de la frecuencia o la necesidad de orinar, algunas dificultades para hacerlo, y, a veces, también dolor al eyacular o presencia de sangre en el semen, lo que se conoce como hemospermia.

¿Cómo se reconoce la prostatitis crónica?

La prostatitis crónica presenta varios estadios y supone aproximadamente el 15% de las consultas ambulatorias al urólogo. El cuadro clínico de la prostatitis es muy variable y se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Molestias miccionales.
  • A veces dificultad para orinar.
  • Dolor en el periné.
  • Dolor al eyacular.
  • Presencia de sangre en el semen, en ocasiones.

¿Cómo se puede tratar el dolor pelviano crónico?

El dolor pelviano crónico es una enfermedad que se diagnostica por medio de un tacto rectal y un estudio bacteriológico de algunas muestras de semen y orina. En función de los resultados de dicho análisis, si los cultivos son positivos se recetará al paciente un tratamiento antibiótico y, si por el contrario el cultivo es negativo o los síntomas no remiten tras la toma del antibiótico, se diagnostica el Síndrome del Dolor Pelviano Crónico.

El Dolor Pelviano Crónico es una dolencia difícil de tratar. Los medicamentos más utilizados para tratarla son antibióticos en tandas muy largas de hasta seis meses, alfabloqueantes y extractos de plantas que tienen como fin descongestionar la próstata. Sin embargo, la eficacia de estos fármacos no ha quedado demostrada y, de hecho, ha sido cuestionada en numerosas ocasiones, por ello se han empleado también tratamientos de fisioterapia y de terapias físicas, como, por ejemplo, las ondas de choque.

prostatitis-dolor-pelviano

¿Cómo afectan las ondas de choque al dolor pelviano crónico?

Las ondas de choque es un tipo de terapia que no requiere cirugía ni el uso de fármacos. Se realiza de forma poco invasiva, no existe riesgo de efectos secundarios y no es necesario que el paciente realice reposo, puede hacer vida normal desde el momento en el que salga de la clínica.

Las ondas de choque han sido la única forma de terapias físicas que, tal y como ha publicado la Cochraine Library (Intervenciones no farmacológicas para el tratamiento de la prostatitis crónica / síndrome dolor pelviano crónico: una revisión sistemática), dirigida por el profesor Franco y cols., han mejorado de manera significativa los síntomas de los pacientes con dolor pelviano crónico, pues el resto ofrece muy poca mejoría de los síntomas.  La conclusión de esta revisión de la Cochraine Library: solamente las ondas de choque y la acupuntura mejoran significativamente los síntomas en pacientes con dolor pelviano crónico.

Estas ondas, en definitiva, disminuyen considerablemente los síntomas de la prostatitis en pacientes con dolor pelviano crónico en relación con los otros fármacos utilizados. Además, otra de sus ventajas es que apenas presentan efectos adversos.

Tal y como asegura el Dr. Luis Rodríguez-Vela, experto en Urología y Andrología en Zaragoza, las ondas de choque suelen aplicarse “en 5 sesiones de baja intensidad, una por semana”. Aunque, a medida que avanzan las sesiones también aumenta la intensidad de las mismas. Durante cada una de estas sesiones se aplica una media de 3000 ondas distribuidas por las zonas que presentan dolor, como, por ejemplo, el periné. Es importante señalar que, en ningún caso se requiere la aplicación de anestesia, pues estas ondas no provocan dolor en los pacientes, ni en el momento de su aplicación ni posteriormente.

Al ser una terapia que no conlleva el uso de fármacos, no resulta agresiva para la salud. Sin embargo, hay que tener en cuenta que este tratamiento no está indicado para todo el mundo.

Dr. Luis Rodríguez Vela – Especialista en Andrología y Urología en Zaragoza

Experto en:

  • Disfunción eréctil
  • Ondas de choque para curar disfunción eréctil
  • Vasectomía sin bisturí
  • Peyronie o Incurvación pene
  • Varicocele – Infertilidad
  • Circuncisión – Fimosis
  • Reversión de la vasectomía (vasovasostomía)
  • Enfermedades de Transmisión Sexual – Virus Papiloma Humano
  • Próstata: Láser verde
  • Descenso del deseo sexual, Déficit de Testosterona

Pedir cita con Dr. Luis Rodríguez-Vela

Instituto de Urología y
Medicina Sexual
C/ Camino Cabaldos nº 13, 2ºB 50013 Zaragoza

Compartir en Redes Sociales: