182016May
¿Cómo protejo mi piel del sol?

Se acerca el verano, época del año que aprovechamos para tomar el sol y lucir un bonito bronceado. Pero, especialmente en estos meses, debemos tener mucho cuidado y proteger nuestra piel de los efectos del sol. Es fundamental utilizar protector solar y saber elegirlo correctamente.

Para ello, es necesario tener en cuenta nuestro fototipo, que se define por la respuesta de nuestra piel a la radiación solar.

Existen seis tipos de fototipos diferentes en función del tono de piel, el color de pelo, la presencia de pecas o la facilidad de sufrir quemaduras solares:

  • Fototipo I: piel muy clara que siempre se quema, no se broncea nunca y con muchas pecas.
  • Fototipo II: piel clara que siempre se quema, a veces adquiere un ligero bronceado y con muchas pecas.
  • Fototipo III: piel clara a mate que a veces se quema, siempre se broncea (medianamente) y con algunas pecas.
  • Fototipo IV: piel mate que no se quema, siempre se broncea (oscuro) y sin pecas.
  • Fototipo V: piel morena que no se quema, siempre se broncea (muy oscuro) y sin pecas.
  • Fototipo VI: piel negra que no se quema nunca y sin pecas.

Fototipos Piel

Cuanto menor es el fototipo de nuestra piel, más elevado deber ser el fotoprotector que usemos.

Factores a tener en cuenta antes de tomar el sol

Además de conocer nuestro fototipo, hay que tener en cuenta otras circunstancias en las que se producen la exposición solar o radiación ultravioleta:

  • Estación del año y hora del día: En nuestra zona, en verano la radiación solar es mucho más intensa, especialmente entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde.
  • Altitud: La probabilidad de quemarnos aumenta con la altura, así, cada 300 metros de altitud, aumenta un 4% el riesgo de quemaduras.
  • Latitud: La intensidad de la radiación es superior en el ecuador. En nuestro hemisferio, lo rayos solares inciden con más intensidad entre mayo y septiembre, y especialmente entre el mediodía y las primeras horas de la tarde.
  • Espesor de la capa de ozono: El ozono absorbe la radiación ultravioleta.
  • Nubosidad y factores atmosféricos: Las nubes reducen considerablemente los rayos infrarrojos que llegan a la superficie pero la radiación ultravioleta solo queda retenida por las nubes en un 10%. Además, el viento, la humedad, la contaminación, etc., pueden afectar a la cantidad de radiación solar.
  • Efectos de reflexión: A la incidencia directa de la radiación ultravioleta hay que sumar la incidencia de la radiación reflejada, que supone un incremento del 5% en la hierba, el 10% en el agua, el 25% en la arena y hasta el 80% en la nieve. Además, las gotas de agua sobre la piel actúan como lupa.

¿Cómo elijo mi protector solar?

Además de tener en cuenta nuestro fotitipo y los factores de radiación UVA que hemos visto es necesario fijarse en los diferentes protectores solares para elegir el más adecuado para nosotros.

Proteccion Playa Sol

Para realizar esta elección correctamente debemos fijarnos en una serie de factores:

Tenemos que buscar un fotoprotector que ofrezca protección de amplio espectro. Es decir, que no defienda tanto de la radiación ultravioleta B (UVB), como la ultravioleta A (UVA). Los nuevos protectores suelen incluir además protección a los rayos infrarrojos-A y luz visible.

¿Qué significa el número del protector solar?

La protección frente a la radiación viene determinada por el FPS o Factor de Protección Solar (la cifra que aparece en bote), que indica el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al enrojecimiento previo a la quemadura.

Si una piel se enrojecería a los 10 minutos de estar al sol a las 12 de la mañana de un día de verano, tras aplicar un filtro de factor 10, esta piel podría soportar diez veces más la radiación sin quemarse, es decir, 100 minutos.

Grado de protección

La Comisión Europea propone que el grado de protección figure en la etiqueta de los fotoprotectores mediante cuatro categorías:

  • Baja: FPS de 6 a 10
  • Moderada: de 15 a 25
  • Alta: de 30 a 50
  • Muy alta: Más de 50

Tipos de filtros

La eficacia del protector solar reside en que su composición cuenta con diferentes filtros solares que reflejan la radiación (filtro físicos), la absorben (factores químicos) o reparan los años que produce (orgánicos o biológicos).

Actualmente, los protectores combinan las tres modalidades de fotoprotección para que actúen de manera sinérgica. Los filtros químicos están desaconsejados para los niños o aquellas personas con pieles intolerantes. En ese caso hay que optar por filtros físicos, que también se recomiendan para personas que pasan mucho tiempo en el exterior.

Resistencia al agua

Hay dos tipos de protectores en este sentido: resistente al agua, que no pierde la eficacia después de 40 minutos de inmersión y muy resistente al agua, que amplía el tiempo a 80 minutos.

nino-playa-sol

Duración tras la apertura

Los protectores solares no caducan, pero pierden sus propiedades tras unos meses abiertos. Por ello, debemos fijarnos en la fecha que aparece en el tarro y no utilizarlo una vez pasados esos meses.

Los fotoprotectores se adaptan a la zona de aplicación y al tipo de piel de cada persona.

La fórmula elegida podrá ser diferente en función de la zona del cuerpo donde se vaya a aplicar: cara, cuerpo, zonas sensibles… Asimismo, según se tenga la piel más seca o más grasa serán apropiadas unas técnicas u otras.

¿Cuál es el mejor protector solar?

El mejor protector solar dependerá de todos estos factores que hemos comentado anteriormente, especialmente de tu tipo de piel.

Según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) los protectores solares que se adquieren en los supermercados son igual de eficaces que los que se adquieren en farmacias. Además, recomienda a los consumidores aplicarlos cada dos horas y, si estamos en la playa o en la piscina, siempre después del baño.

Exposición solar y cáncer de piel

En España se producen en torno a 50.000 nuevos casos de cáncer de piel cada año.

En la mayoría de los casos, el cáncer de piel está causado por una exposición solar excesiva.

La Dra. Paz Cerdá, miembro de Doctología y de la Junta Directiva de la Academia Española de Dermatología, es especialista en enfermedades de la piel y advierte de la importancia de la prevención a la hora de luchar contra el cáncer de piel.

En el siguiente vídeo la Dra. Cerdá detallas las causas y tratamiento del cáncer de piel.

También, en el reproductor superior puedes escuchar la entrevista que le hicieron a la Dr. Cerdá en Cope Zaragoza sobre este tema.

Pregunta.- ¿El cáncer de piel es tan común como dicen o es una moda para vender más protectores?

Dra. Paz Cerdá.- No es una moda, la protección solar forma parte de nuestro neceser porque las campañas de prevención han dado su fruto. El cáncer de piel va en aumento, sobre todo el melanoma.

P.- ¿Cuántos tipos de cáncer de piel hay?

Melanoma PielDra. C.- Muchos, pero básicamente tres. Los mas graves son los cánceres que se forman en los pecas o lunares, lo que llamamos melanoma. Las radiaciones solares alteran su ADN y comienzan a dividirse y crecer descontroladamente, invadiendo los tejidos sanos de alrededor y otros órganos a distancia.

También existen los carcinomas cutáneos basocelular y espinocelular, que se dan en personas con piel muy clara que han estado expuestas a mucho sol:

  • Basocelulares: Afectan a las células basales de la epidermis, encargadas de la renovación de la piel. Son los más frecuentes, representando el 70-80% de los carcinomas.
  • Espinocelulares: Las células implicadas son las espinosas, situadas en la zona más superficial de la epidermis. Representan el 20% de los carcinomas.

P.- ¿El cáncer de piel se puede prevenir?

Dra. C.- Sí, los que derivan del sol se pueden prevenir y las campañas de prevención están dando sus frutos dando importancia a los filtros solares y a la educación.

Para prevenir la aparición de los melanomas, lo más importante es evitar las quemaduras solares en la infancia.

P.- Una vez diagnosticado, ¿hay solución? ¿Los tratamientos son muy agresivos?

Dra. C.- No, no son muy agresivos, depende de cuál. Lo más importante es no pensar que llegamos tarde. Si tienes cáncer de piel hay que ir a por ello, hay multitud de tratamientos, cremas, láser, extirpación…

A día hoy se tratan todos los tipos de cáncer de piel. Los tratamientos están muy desarrollados.

Dra. C.- Siempre hay que consultar al dermatólogo cuando tenemos una peca o lunar que nos pique, moleste, sangre o haya cambiado de tamaño.

Los melanomas suelen presentar unas lesiones muy características, conocidas por la regla del A, B, C, D, E:

  • A: Asimetría
  • B: Bordes irregulares
  • C: Color variado
  • D: Diámetro mayor de 6 mm.
  • E: Evolución (cambio de aspecto)

Aquellas personas que tienen muchos lunares o antecedentes de melanoma en sus familias, deben hacerse un mapa en el que podemos encuadrar las anomalías.

Respecto a los otros tipos hay que vigilar cualquier herida, mancha, picazón, hinchazón que no cura… Si vemos algo así es mejor acudir al especialista para ver si es un eccema o una lesión cancerosa, toda la prevención es buena, más vale pecar de prudencia.

Dra. Cerdá

La doctora Paz Cerdá, es una especialista en dermatología con más de 25 años de experiencia en Zaragoza. Pertenece a la Junta Directiva de la Academia Española de Dermatología, además de ser vocal de la Asociación.

Pedir cita con Dra. Paz Cerdá Escar

Pº Independencia, 21 Pral. Izquierda 50001 Zaragoza

Comparte este artículo en...