202016Oct
Prevenir el glaucoma para evitar la ceguera

El glaucoma supone la segunda causa de ceguera en el mundo desarrollado, solamente superada por las cataratas.

Medio millón de españoles padecen glaucoma y no lo saben. Se trata de una enfermedad que afecta en torno a un millón de personas en España y hasta a 60 millones en todo el mundo. De estos, más de siete ya han perdido la visión. Según datos de la ‘World Glaucoma Association’, en 2020 se espera que esta patología afecte a 80 millones de personas.

Su carácter asintomático provoca que el enfermo no sea consciente de que padece glaucoma hasta que ha perdido gran parte del campo visual. Además, según estudios recientes, el 30% de la población no conoce esta afección.

El glaucoma se define como una enfermedad del nervio óptico irreversible que puede deberse a varias causas y cuyo factor de riesgo más importante es la presión intraocular elevada.

Muchos casos de glaucoma avanzado se podrían prevenir gracias la detección precoz en una revisión oftalmológica. Por ello, es fundamental acudir al especialista, para que este compruebe el estado del nervio óptico.

La mejor forma de combatir el glaucoma es con revisiones oftalmológicas para poder anticiparse al avance de la enfermedad.

El doctor Jorge Clúa Martínez, especialista en Oftalmología con más de 25 años de experiencia y experto en tratamiento y cirugía del glaucoma en Zaragoza, aconseja hacerse revisiones para medirse la presión intraocular cada dos o tres años.

Con ello se pueden solucionar muchos problemas. Estas revisiones son importantes especialmente para quienes tienen factores predisponentes del glaucoma: edad mayor de 40 años, antecedentes familiares, miopía, diabetes, hipertensión arterial o enfermedades cardiovasculares.

tratamiento glaucoma zaragoza

La pérdida de visión causada por el glaucoma no se puede curar, pero si se hace un diagnóstico a tiempo y se sigue un tratamiento de manera meticulosa y constante, se puede llegar a conservar la visión. Por lo general, el glaucoma se puede controlar con medicamentos o cirugía.

Pregunta.- Dr. Clúa, ¿en qué consiste exactamente el glaucoma?

Dr. Clúa.- El glaucoma es una enfermedad de los ojos provocada por el aumento de la presión intraocular. Esto origina una serie de lesiones en estructuras oculares, especialmente en el nervio óptico, que es el cable que une el globo ocular con el cerebro. Lo que sucede es que la presión intraocular lesiona la entrada del nervio en el ojo, lo que denominamos como copa óptica.

Esta presión deteriora las fibras nerviosas del nervio y provoca lesiones en el campo visual. Debido a ello perdemos zonas de visión. Se trata de una lesión paulatina, a lo largo del tiempo.

P.- ¿Esta enfermedad del nervio óptico es irreversible?

Dr. C.- Sí, porque la lesión se produce en las células nerviosas, que no pueden regenerarse. Por lo tanto, una vez lesionadas no vuelven a funcionar y la pérdida es irreversible.

P.- ¿Cuáles son las principales causas del glaucoma?

Dr. C.- Las causas esenciales en el caso del glaucoma crónico de ángulo abierto, que es el más frecuente, no están muy claras, pero se debe a una falta de regulación en la presión intraocular.

Dentro del ojo se produce un líquido que lo baña por dentro, el llamado humor acuoso. Este líquido, una vez utilizado por las estructuras oculares debe salir, entonces puede surgir un fallo en el mecanismo de salida y un desequilibrio entre el líquido que se forma y el que sale, lo que produce un aumento de la presión.

P.- ¿La genética tiene influencia?

Dr. C.- Sí, existe un patrón hereditario en el glaucoma de ángulo abierto, así como el congénito y en otros glaucomas secundarios. Por ello se aconseja un control exhaustivo a aquellas personas con antecedentes de glaucoma en su familia.

P.- ¿Es posible notar que tenemos un aumento presión intraocular?

Dr. C.- El problema de la presión intraocular aumentada es que desde su inicio y durante años no produce síntomas. Como la tensión sube poco a poco el ojo se acostumbra y no produce ni ojos rojos ni dolor.

La pérdida de visión se produce al final, cuando la enfermedad está un estadio preocupante y no reversible.

P.- ¿Cómo podemos prevenir el glaucoma?

Dr. C.- La mejor prevención es un diagnóstico precoz, antes de que se empiece a perder visión, por ello es importante acudir al especialista.

P- ¿Cuándo hay que acudir al oftalmólogo?

Dr. C- Es necesario hacer una revisión periódica, especialmente a partir de ciertas edades. La tensión ocular puede subir en un 1,5% o 2% de la población de mayor de 40 años.

Los pacientes deben concienciarse de que deben tomarse la tensión por lo menos una vez cada dos o tres años.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico del glaucoma no es tarea fácil, pero una evaluación meticulosa del nervio óptico es fundamental para el diagnóstico y el tratamiento.

glaucoma cataratas

Deben controlarse cinco factores antes de llegar a un diagnóstico de glaucoma: la presión ocular interior (tonometría), la forma y el color del nervio óptico (oftalmoscopia), la totalidad del campo visual (perimetría), el ángulo del ojo donde el iris se encuentra con la córnea (gonioscopia) y el espesor de la córnea (paquimetría).

El glaucoma no tiene cura, pero existen tratamientos para disminuir la presión ocular y detener el avance de la enfermedad.

La mayoría de tratamientos van encaminados a aumentar el drenaje y en algunos casos a disminuir la producción de humor acuoso. El Instituto Barraquer, del que es miembro el Dr. Clúa, distingue entre tres tratamientos:

  • Médico-Farmacológicos: mediante colirios, que deben ser aplicados una vez al día, dos o tres en función de cada uno. En casos muy concretos pueden administrarse comprimidos.
  • Láser, muy seguro y de carácter ambulatorio. Existen tres modalidades:
  1. La iridotomía láser, habitualmente de carácter preventivo. Muy eficaz en el ataque agudo.
  1. La Trabeculoplastia láser, para tratar glaucomas de ángulo abierto según su fase evolutiva y la edad del paciente.
  1. Y, finalmente, la cilclofotocoagulación transescleral diodo, enfocada a tratar los procesos ciliares, productores de humor acuoso.
  • Quirúrgico: Las dos técnicas más comunes son la trabeculectomía y la esclerotomía no perforante. Como tercera opción existen implantes de válvulas. Estas técnicas favorecen la filtración del humor acuoso.

Dr. Jorge Clúa Martínez

Especialista en Oftalmología en Zaragoza. Experto en:

  • Cirugía de Cataratas
  • Lente intracular multifocal o tórica
  • Cirugía refractiva
  • Cirugía desprendimiento de retina
  • Tratamiento de la degeneración macular
  • Cirugía de la macula
Compartir en Redes Sociales: