212018Sep
Ciberadicción: ¿Qué podemos hacer para evitarla?

Aunque todavía no es una cifra alarmante, según un reciente estudio, el 6% de la población mundial padece ciberadicción. Tal y como afirma la investigación, el 45% de los adolescentes navegan por internet todos los días y, de estos, el 15% lo hace entre dos y tres horas diarias. Además, España se encuentra entre los diez países que más utilizan el móvil en el mundo.

Estas cifras no dejan de ser un reflejo de los nuevos tiempos, del hueco que internet y las tecnologías de la información y la comunicación, las denominadas TIC, han ocupado en una sociedad que algunos apostillan ‘de la información’ y otros, algo más escépticos, ‘de la desinformación’.

El acceso a un universo de infinitas posibilidades como el que nos brinda internet ha seducido a millones de personas en todo el mundo, ha facilitado la búsqueda de datos e informaciones precisas, ha agilizado la velocidad de muchos trabajos manuales y ha facilitado la creación de un elenco de profesiones y utilidades desconocidas hasta hace años. De esta manera, podríamos asegurar que internet y las tecnologías en general nos han procurado ingentes ventajas, sin embargo, su mal uso o su uso abusivo también lleva asociados problemas como la ciberadicción.

La ciberadicción puede definirse como la pérdida de control frente al uso racional de internet, ya sea a través del ordenador o de otros dispositivos como móviles, tablets, televisores, etc. “Esta adicción a las tecnologías es especialmente preocupante durante la adolescencia, sobre todo porque produce cambios en el comportamiento de los chicos y también lleva muchos problemas asociados”, explica Paola Pérez, especialista en Psicología en Zaragoza y miembro del equipo del psiquiatra Vicente Ezquerro.

Se convierten en “personas que son incapaces de controlar el tiempo que están conectados y dejan de lado sus obligaciones tanto familiares, como sociales como académicas”, añade la doctora. Y esto, evidentemente tiene consecuencias negativas tanto para la persona afectada como para su entorno.

Pregunta.- ¿Qué es la ciberadicción?

Paola Pérez.- En primer lugar creo que es importante centrarnos en adolescentes porque creo que es una época clave en el crecimiento y en el desarrollo psicológico de las personas, y esta adicción a las tecnologías es muy preocupante a esta edad sobre todo porque produce cambios en el comportamiento de los chicos y también lleva muchos problemas asociados.

La adicción a internet se define como la pérdida del control frente al uso racional de internet, y no solo afecta al adicto en cuestión sino también a su entorno, en este caso las familias. Entonces son personas que son incapaces de controlar el tiempo que están conectados y dejan de lado sus obligaciones tanto familiares, como sociales como académicas. Y, es importante señalar que ahora mismo un 6% de la población mundial padece ciberadicción.

P.- ¿La ciberadicción solo al uso de internet o también al de dispositivos?

P.P.- Sí, dentro de la ciberadicción se hace una diferenciación entre distintos tipos de adicciones que estarían relacionadas con estas nuevas tecnologías, lo que ahora llaman los TIC. Además de la adicción a internet, que es la que comentamos, encontramos también adicción a la televisión, a videojuegos o al móvil.

Dentro de la ciberadicción existen distintos tipos de adicciones que estarían relacionadas con estas nuevas tecnologías, lo que ahora llaman los TIC.

P.- ¿Qué problemas derivan de esta adicción?

P.P.- Quiero mencionar que estos problemas siempre vienen asociados al mal uso de las tecnologías, que las tecnologías en sí no son malas.

Lo que pueden producir sería, en principio la reducción del tiempo dedicado a estudiar, con las consecuencias que derivan de ello, y también la reducción del ejercicio físico, lo que también puede provocar problemas de salud. También el distanciamiento en ocasiones con los amigos y, más generalmente con la familia.

Son personas que aumentan mucho el tiempo en soledad, pueden desarrollar síntomas depresivos, también cambios de humor, ansiedad, impaciencia, se ponen muy irritables en el caso de que interrumpas esa conexión, y también muy importante los trastornos asociados al sueño. Son chicos que duermen menos horas porque son incapaces de cortar la conexión y permanecen despiertos hasta altas horas de la madrugada, lo que puede provocarles fatiga y deterioro en general de la salud.


evitar-ciberadiccion-jovenes

Consecuencias de la ciberadicción

  • Reducción del tiempo dedicado a otras actividades como estudiar o hacer ejercicio.
  • Distanciamiento con los amigos y la familia.
  • Aumento del tiempo en soledad.
  • Desarrollo de síntomas depresivos.
  • Cambios de humor.
  • Ansiedad.
  • Impaciencia.
  • Irritación en el caso de que alguien interrumpa la conexión.
  • Desarrollo de trastornos asociados al sueño.

P.- ¿Cuáles son los factores de riesgo de la ciberadicción?

P.P.- Al hablar de factores de riesgo nos referimos, sobre todo, a los chicos que son más vulnerables a padecer esta adicción. Serían, en general, los adolescentes que son muy introvertidos, que se escudan un poco en el anonimato que nos facilita internet, chicos con baja autoestima, también, por el contrario, chicos que buscan nuevas sensaciones, algunos que tienen una fantasía muy incontrolada y las redes les permiten experimentar, y también los chicos que son un poco más depresivos.

Pero lo que nos preocupa en general es el incremento de estas adicciones en los más jóvenes, porque cerca del 90% de los adolescentes tienen acceso a los móviles y, por tanto, a internet. Y un reciente estudio de Argentina nos revela que el 45% de los adolescentes navegan los siete días de la semana, y de estos, el 15% entre dos y tres horas diarias.

P.- ¿Cuáles son tus consejos para prevenir la ciberadicción?

P.P.- Lo importante es prevenirla antes de la adolescencia porque esto no sucede de la noche a la mañana. Los niños de ocho años como máximo tendrían que estar conectados de 30 a 40 minutos y sabemos que están conectados hasta tres horas seguidas.

Lo que es importante al hablar de prevención sería controlar el tiempo de uso, controlar los contenidos a los que tienen acceso y enseñarles un uso inteligente de la información porque, como decimos, no es malo internet.

También debemos intentar que los ordenadores estén en un sitio familiar, que no estén en el cuarto encerrados, sino, por ejemplo, que estén en el salón, así para los padres es más fácil saber cuánto tiempo están y que están mirando. Y, sobre todo, la clave en casi todo en la vida es la paciencia y el sentido común.

Consejos para prevenir la ciberadicción

  • Controlar el tiempo de uso.
  • Controlar los contenidos a los que los menores tienen acceso.
  • Enseñarles un uso inteligente de la información.
  • Colocar los ordenadores en un sitio familiar, como el salón, en vez de en sus habitaciones.
Compartir en Redes Sociales: