142019Nov
Consejos y cuidados de la voz para profesionales

¿Dirías que sabes hablar? ¿Y respirar?

Aunque parecen preguntas absurdas, otorrinos, logopedas, foniatras y otros profesionales encargados del cuidado de la voz se llevan las manos a la cabeza cuando escuchan cómo la emplean algunas personas.

Producir sonidos con nuestras cuerdas vocales no nos supone ningún problema; es algo que tenemos mecanizado, igual que respirar. De hecho, hasta que no nos lo mencionan, no nos planteamos que sea algo que se pueda hacer mal. Sin embargo, aprender a respirar y usar la voz correctamente es muy importante, especialmente para aquellos que emplean la voz como herramienta profesional.

En este artículo el Dr. Jorge Alfaro, Jefe de Servicio de la Unidad de Otorrinolaringología en el Hospital Quirón de Zaragoza, explica cómo deben cuidar la voz los profesionales para evitar la aparición de patologías y otros problemas que afecten a su carrera profesional.

Una respiración correcta: la clave para cuidar la voz

En el popular programa de televisión Operación Triunfo, dieciséis jóvenes concursantes se internan en una academia destinada a formarles para que aprendan a cantar. La profesora de técnica vocal, Mamen Vázquez, les suele indicar que si no llegan a afinar determinadas notas es porque no respiran correctamente cuando hablan o cantan. Pero, ¿de verdad se puede respirar o hablar mal?

Si te cansas al leer en voz alta, tienes la voz ronca, te quedas afónico con facilidad o te cuesta hablar con firmeza, probablemente sea por falta de aire. La razón es una forma de respirar inadecuada, en la que solo se emplea la parte superior de los pulmones en lugar de aprovechar toda su capacidad. Es algo a lo que estamos acostumbrados, cuando la forma correcta de insuflar aire a nuestro sistema es por medio de la respiración diafragmática.

Normalmente, realizamos inspiraciones rápidas, breves y poco profundas. Para respirar correctamente debemos llevar el aire hasta el vientre, como si inspiráramos profundamente. De esta forma recibiremos mayor volumen de aire, lo que nos permitirá aumentar nuestra potencia al hablar, nuestra capacidad para procesar la información y usar la voz durante más tiempo sin llegar a cansarnos.

¿Por qué es importante cuidar la voz?

La falta de control a la hora de respirar puede llegar a provocar disfonías o afectar a la forma en que se articulan algunas palabras. Para aquellas personas que emplean la voz a diario como parte fundamental de su trabajo, respirar mal puede significar una disminución del rendimiento y un riesgo para su futuro laboral.

¿Cómo puede dar conciertos un cantante que no sabe emplear la voz? ¿Qué hace un profesor o un locutor de radio si se quedan afónicos de forma habitual? ¿Y si un orador se queda sin aire a mitad de su discurso o un empresario pierde el hilo durante una negociación porque no sabe controlar su respiración? Para estas personas, el cuidado de la voz puede marcar la diferencia entre la excelencia y la mediocridad.

Sin embargo, cuidar la voz es importante, aunque tu profesión no dependa de ello. Respirar correctamente nos permite reducir la presión sanguínea, relajar los músculos y disminuir y el nivel de estrés y agotamiento.

Además, la voz es un elemento identitario muy revelador a la hora de presentarnos a los demás. Nuestra voz puede ser dulce, profunda, seductora, nasal, potente, plana, melodiosa… Y cada palabra pronunciada dice un poco más sobre nuestra personalidad. Por tanto, es importante cuidar nuestra voz si queremos que sirva para definirnos adecuadamente.

Consejos para cuidar la voz de forma profesional

  • Vigila las conductas abusivas que incluyen a tu voz, como hablar mucho, muy rápido o demasiado alto. Tampoco fuerces tu voz al hablar; si te encuentras en un lugar muy ruidoso busca otras formas de comunicarte en vez de gritar. Para llamar la atención de alguien puedes usar gestos o sonidos corporales.
  • Pide ayuda a profesionales para aprender a controlar la respiración y que sea diafragmática. Así conseguirás que tu voz suene más firme, aguantar notas durante más segundos y no cansarte al hablar o cantar.
  • La alimentación también es importante. Las comidas picantes, el alcohol y el café son grandes enemigos para tu garganta. Debes llevar una dieta equilibrada e hidratarte bien para que tus cuerdas vocales no se resequen.
  • Evita el tabaco a toda costa: irrita tu garganta y tus pliegues bucales, reduce la capacidad pulmonar, produce la hinchazón de tus cuerdas vocales, te hace toser más a menudo y, además, puede causar cáncer oral, de pulmón y de garganta.
  • Protege tu voz de elementos externos peligrosos. Evita los entornos con mucho polvo, humo o productos químicos, los ambientes excesivamente secos y las temperaturas extremas. Puedes emplear un humidificador o mascarilla según la situación.
  • Recibe entrenamiento profesional: te ayudará a ser consciente de cómo usas tu voz, a realizar cambios en tu timbre, a alcanzar nuevos tonos, a articular correctamente las palabras y a proyectar tu voz para que tu mensaje se oiga alto y claro sin dañar tus cuerdas vocales.
  • Calienta la voz si vas a emplearla durante mucho tiempo: antes de un concierto, antes de una reunión o si vas a dar un discurso. Así ejercitarás la velocidad de habla, el tono, la musculatura y la respiración. Si te toca usar la voz en un auditorio ante mucha gente, emplea micrófono para no forzar las cuerdas.

La importancia de la prevención en el cuidado de la voz

Visita al médico urgentemente si tienes cualquier problema con tu voz. Muchas veces, cuando tenemos un resfriado, la gripe o nos quedamos afónicos, no acudimos a revisarnos la garganta porque pensamos que “ya se nos pasará”.

La ronquera y los catarros pueden derivar en una laringitis y otras afecciones más graves. No pongas en riesgo tu salud vocal y tu rendimiento laboral por pereza o dejadez: si percibes cualquier tipo de dolor o molestia en la garganta debes visitar al otorrinolaringólogo.

El Dr. Jorge Alfaro, especialista en Otorrinolaringología en Zaragoza, recomienda acudir al especialista si notamos cualquier alteración en la voz, especialmente si esta persiste durante más de diez días.

Si a un piloto se le estropea el coche antes de una carrera, lo lleva al mecánico para que lo arregle; igual que si a un informático se le estropea el ordenador o un fotógrafo tiene un problema con su cámara. Si la voz es la herramienta que te permite trabajar, expresarte y comunicarte con los demás, ¡no la pongas en riesgo!

Dr. Jorge Alfaro | Especialista en Otorrinolaringología en Zaragoza

Experto en:

Pedir cita con Dr. Jorge Alfaro García

C/ Zurita 7, Pral Izq - 50001 Zaragoza

Comparte este artículo en...