72018Feb
La disfunción eréctil tiene solución, ¿cuáles son los mejores tratamientos?

La disfunción eréctil (DE) es un problema sexual que afecta al 19% de los hombres de 25 a 70 años españoles. Porcentaje que aumenta con la edad, llegando al 24,5% en varones entre 50 y 59 años y 49% en sujetos de 60 a 70 años.

En total, afecta a entre 1,5 y 2 millones de hombres españoles.

La disfunción eréctil es la incapacidad para conseguir y mantener una erección suficiente para llevar a cabo una relación sexual satisfactoria. Hablamos de disfunción eréctil cuando no es un hecho puntual, sino que se repite durante 6 meses o más tiempo. Es importante comentar este problema con tu médico, ya que no sólo es un problema de salud sexual sino que también puede ser síntoma de otras enfermedades.

El Dr. Luis Rodríguez-Vela, especialista en Urología, director del Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza y profesor de Urología de la Universidad, nos explica en este artículo por qué se produce la disfunción eréctil y cuáles son los principales tratamientos.

Factores de riesgo de la disfunción eréctil

La disfunción eréctil se asocia a múltiples factores de riesgo como pueden ser la diabetes, obesidad, enfermedad cardio-vascular, hipertensión, tabaco, sedentarismo, etc.

Es importante identificar estos factores de riesgo, ya que controlándolos podemos conseguir que la disfunción eréctil no progrese y mejore su tratamiento.

Además, estos factores de riesgo no solo agravan la disfunción eréctil, sino que pueden desencadenar complicaciones cardio-vasculares muy serias.

Tanto es así que incluso la disfunción eréctil es, en muchos pacientes, la primera manifestación de enfermedad cardio-vascular.

Causas de la disfunción eréctil

Está demostrado que existe una relación entre la frecuencia y el grado de disfunción eréctil y enfermedades como la diabetes, patología vascular periférica, hipertensión arterial e hipercolesterolemia.

El 80% de los casos se producen por causas orgánicas.

Se pueden clasificar en disfunción eréctil leve, moderada, grave según la afectación que padece el paciente.

Las principales causas orgánicas de la disfunción eréctil son:

Causas vasculares: Los problemas de origen vascular están presentes en aproximadamente el 60% de los pacientes con Disfunción Eréctil.

  • Diabetes
  • Medicación
  • Neurológicas
  • Cirugía pélvica, radiación, traumatismos
  • Endocrinológicas

¿Qué tratamiento existen para la disfunción eréctil?

Las diferentes opciones de tratamiento deben ser explicadas adecuadamente y se debe aplicar siguiendo una estrategia escalonada, de menos a más agresivo y siempre basada en criterios de eficacia y seguridad.

Podemos diferenciar los tratamientos en:

  • 1ª línea de tratamiento: Fármacos orales, ondas de choque y dispositivos de vacío.
  • 2ª línea de tratamiento: Inyecciones intracavernosas, Alprostadil en crema e intrauretral.
  • 3ª línea de tratamiento: Implante de una prótesis de pene.

Tratamientos de primera línea

Fármacos orales

Los principales fármacos orales son los inhibidores de la PDE-5, que es la enzima responsable del retorno a un estado flácido después de la erección.

Estos fármacos son potenciadores de la erección y precisan que la erección se inicie mediante la adecuada estimulación sexual.

Actualmente existen cuatro inhibidores de esta enzima: Sildenafilo (la que conocemos como viagra), Vardenafilo, Avanafilo y Tadalafilo.

Los tres primero presentan una acción rápida y se toman cuando se prevé una relación sexual.

Tadalafilo, por su parte, tiene una acción más lenta y puede emplearse “a demanda” o a diario (5 mg), lo que permite mantener relaciones de forma espontánea.

Estos fármacos pueden tener algunos efectos adversos como: cefalea, dolor de cabeza, rubor facial, congestión nasal y dolor-acidez de estómago.

Ondas de Choque de baja intensidad

Múltiples estudios han demostrado que las ondas de choque de baja intensidad favorecen la neovascularización y producen un efecto beneficioso sobre la circulación sanguínea.

Como tratamiento de la disfunción eréctil, podemos emplear ondas de choque de baja intensidad, que mejoran la función eréctil, favoreciendo la entrada y almacenamiento de sangre en el pene.

En concreto, las ondas de choque logran:

  • Aumentar la secreción de factores de crecimiento vascular que a su vez promueven la formación de vasos sanguíneos.
  • Estimular la formación de células progenitoras (células madre).
  • Tienen un efecto regenerativo sobre el endotelio de los vasos sanguíneos.

Por lo que, aplicadas a la disfunción eréctil, mejoran:

  • El Indice de Función Eréctil (IIEF).
  • La dureza de la erección del pene.
  • La satisfacción del paciente.

En conclusión, las ondas de choque de baja intensidad deberían ser el tratamiento de primera elección en varones con disfunción eréctil vascular.

Dispositivos de vacío

Estos dispositivos, mal aceptados en nuestro país, crean vacío mediante una campana en la cual se introduce el pene y se produce la entrada de sangre en él. Se consigue así una erección que, para mantenerse, precisa colocación de un anillo de compresión en la base del pene y así impedir el retorno venoso.

Tratamiento de segunda línea: Alprostadil

Cuando los pacientes no han respondido a los fármacos ni a las ondas de choque se debe ofrecer un tratamiento de segunda línea.

Alprostadil es un iniciador de la erección que puede administrarse de tres formas distintas:

  • Crema tópica.
  • Microdispositivo intrauretral
  • Inyección intracavernosa.

Alprostadil en crema tópica

Alprostadil en crema para uso tópico se administra en el glande y tiene un inicio de acción rápido. Desde el glande, el alprostadil llega a los cuerpos cavernosos que es donde se produce la erección peneana. Puede producir molestias en pene, pero no tienen ningún efecto a nivel general.

Alprostadil Intrauretral

Esta alternativa consiste en un microsupositorio que se coloca en el interior de la uretra. Posteriormente, hay que masajear el pene para que el fármaco llegue a los cuerpos cavernosos y aquí ponga en marcha la erección. Puede producir cierto dolor, pero no tienen ningún efecto a nivel sistémico.

Inyección intracavernosa de alprostadil

Otra opción es la inyección intracavernosa, que se realiza dentro de los cuerpos cavernosos. Alprostadil actúa directamente sobre el AMPc, mensajero en varios procesos biológicos y uno de los iniciadores de la erección. Tras su inyección la erección aparece de 5 a 10 minutos.

En pacientes con disfunción eréctil secundaria y en diabéticos, la eficacia de los fármacos orales es muy limitada. Sin embargo, alprostadil ofrece unos resultados del 93%.

Tercera línea: prótesis de pene

El implante de una prótesis de pene es la última opción de tratamiento y se plantea en pacientes con disfunción eréctil que no mejoran con fármacos orales, ondas de choque ni alprostadil.

Actualmente están comercializadas prótesis maleables (semirrígidas) o inflables (3 componentes). Las prótesis de 3 componentes son las preferidas por los pacientes y los urólogos, ya que ofrecen una mejor flacidez y una erección más natural.

Dr. Luis Rodríguez Vela – Especialista en Andrología y Urología en Zaragoza

Experto en:

Pedir cita con Dr. Luis Rodríguez-Vela

Instituto de Urología y
Medicina Sexual
C/ Camino Cabaldos nº 13, 2ºB 50013 Zaragoza

Compartir en Redes Sociales: